Por fin se está empezando a aceptar que el cambio climático es un problema no sólo medioambiental o humanitario,
sino también económico y cultural.
David Wallace-Wells

Los Diálogos Eduard Miralles de este año 2019 estarán dedicados a pensar y conocer qué está haciendo el mundo de la cultura en Cataluña, en España y en Europa para contribuir al reto global de la sostenibilidad. Si buscáis sinónimos de “sostenible” en el diccionario catalán encontrareis conceptos como factible, razonable o viable. ¿Cuál es la relación con la cultura?

Como señala David Wallace-Wells, la definición de la sostenibilidad, acordada por la comunidad internacional, entrelaza la salud ambiental y la protección de la biodiversidad con la justicia social, la equidad y la inclusión. Hace referencia a las oportunidades individuales pero también al bienestar y al desarrollo de capacidades, e implica un sentido de ciudadanía global basada en los derechos humanos y la dignidad, la democracia y el buen gobierno.

En una de sus últimas conferencias Eulàlia Bosch se preguntaba: ¿Cómo hemos hecho tan sostenible la in-sostenibilidad? ¿Cómo hemos articulado nuestras formas de vivir y relacionarnos basándonos en apriorismos tan poco fundamentados en la lógica de la factibilidad o la viabilidad? ¿De dónde nos viene esta tendencia a no pensar en el impacto que generamos con nuestras acciones? ¿En qué momento se ha impuesto socialmente el valor del uso inmediato y compulsivo de novedades, informaciones y productos, incluidos los culturales, que son rápidamente descartados como residuos no reciclables? ¿Qué nos ha llevado al desprecio mayoritario por los clásicos, por las cosas que perduran, por la historia y los saberes tradicionales o por la relación con todo lo que es más natural y esencial?

La cultura no es ajena a la adquisición de valores, sino que es el elemento estructural, es lo que da forma al relato que justifica este modo de vivir a través de múltiples lenguas y lenguajes. Al mismo tiempo, la cultura es un sector específico en el que trabajan y se mueven personas en torno a la creación, la producción y gestión, la distribución, la exhibición, la formación, la educación o la investigación y que, en general, lo hacen de manera bastante in-sostenible aquí y en todo el mundo.

Pero es precisamente desde la cultura desde donde podremos pensar sobre esta realidad, analizarla y, si es necesario, cambiarla. Esto es precisamente lo que las agendas globales y locales que hablan de sostenibilidad tienen todavía poco presente o no saben cómo considerar.

Estamos hablando de las políticas públicas que se deberán derivar de la Agenda 2030 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible acordada por la comunidad internacional y que, por primera vez en la historia, ha generado un cierto consenso universal. Todos los países y rincones del mundo saben (aunque algunos lo nieguen) que es necesario y urgente actuar. Saben de la gravedad, constatada científicamente, de la salud global del planeta y de nuestras sociedades. Los hechos nos lo constatan a diario y la cuenta atrás ha empezado.

Hace muchos años que en Interarts defendemos que las políticas públicas son, también y sobre todo, políticas culturales. Poco a poco se ha ido creando conciencia internacional y hoy son muchas las entidades y personas que trabajan para hacer entender las relaciones esenciales entre la economía, el medioambiente, la educación, el urbanismo, la agricultura, el bienestar social… y la cultura. En la Agenda 2030 esto ya es muy evidente.

En estos Diálogos queremos poner sobre la mesa la labor que están haciendo la Comisión de Cultura de Ciudades y Gobiernos Locales Unidos – CGLU, la red Culture Action Europe y la Red Española para el Desarrollo Sostenible – REDS.

Escucharemos también las propuestas de acción a nivel catalán del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes – CoNCA, del Comisionado para la Agenda 2030 del Ayuntamiento de Barcelona y del proyecto de ‘Ciudades globales’ del CIDOB.

¡Os esperamos!

 

Gemma Carbó, Presidenta del Patronato de la Fundación Interarts.